VENEZUELA: LA HORA DE LOS HORNOS Y LAS DEFINICIONES

En Venezuela la derecha golpista ha desatado una  ofensiva violenta, terrorista  y destructora con el fin de derrocar al Presidente Nicolás Maduro, elegido democráticamente por el pueblo venezolano, no quiere esperar que culmine su mandato y se convoquen a elecciones presidenciales en el 2018. Esta violenta ofensiva terrorista de la derecha venezolana ya lleva más de un mes y ha ocasionado la muerte de más 40 venezolanos y cientos de heridos.

maduro

La derecha venezolana no acepta el diálogo, a pesar de la invocación hecha por el Papa Francisco de que este se retome, se ha lanzado a una delirante y frenética aventura golpista. La derecha venezolana realiza movilizaciones violentas con la participación de grupos especializados  de manifestantes que van directamente a enfrentarse a la policía con piedras, bombas incendiarias, armas caseras y convencionales.  En estas movilizaciones se puede ver a  los miembros de la Asamblea Nacional pertenecientes a la Mesa de la Unidad Democrática  (MUD), grupo opositor al gobierno y algunos alcaldes de la oposición a Maduro, apoyando y liderando  las acciones de grupos violentos e incendiarios, como es el caso de Fredy Guevara.

La  derecha venezolana está utilizando a grupos armados que realizan acciones terroristas, usan armas caseras y convencionales, lanzan bombas incendiarias, producen saqueos, destruyen centros educativos, edificios públicos y matan a venezolanos. Estos grupos vandálicos en su insania destructora amparados en la oscuridad de la noche,  intentaron destruir un hospital materno infantil, que puso en peligro la vida de mujeres y niños, la acción de los médicos  y la policía impidió este demencial acto. Bloquean con “huarimbas” (barricadas)  y  riegan  con aceite algunas avenidas de Caracas para impedir el paso de vehículos, poniendo en peligro la vida de los conductores.  Realizan acciones de sabotaje produciendo apagones y queman vehículos.

guarimbas

El pueblo de Venezuela ha respondido a la ofensiva terrorista de la derecha con la participación en gigantescas movilizaciones de apoyo al gobierno venezolano,  hombres, mujeres, jóvenes, estudiantes, obreros, campesinos y los pueblos originarios, se han movilizado apoyando al gobierno del Presidente Maduro. De estas movilizaciones el poder mediático internacional pro imperial, en sus medios de comunicación no dicen nada.   

El gobierno venezolano ha venido actuando de manera mesurada para controlar las acciones violentas, ha levantado la bandera de la paz y ha convocado a la derecha al diálogo. A pesar de la violencia brutal de la derecha el gobierno ha usado la fuerza de manera gradual, buscando impedir la destrucción, el saqueo, la muerte y la desestabilización de los grupos armados de la derecha y ha logrado detener a algunos de los miembros de estos grupos.   

El poder mediático internacional pro imperial distorsiona los hechos y los difunde al revés, presenta a Maduro como dictador, represor y asesino, pero lo que sucede en los hechos es lo contrario, es la derecha la que volvió a empezar con el uso de la violencia y  hasta este momento no se ha detenido, la que ha ocasionado la muerte de venezolanos, varios de los cuales son chavistas y de la guardia nacional, muertos a manos de los violentos, han destruido infraestructura pública, todo esto con el fin de crear una matriz de opinión  que justificar una intervención armada de los EEUU en Venezuela. En otros países, supuestamente democráticos, todos estos incendiarios estarían presos, pero en Venezuela muchos no lo están, siguen libres ocasionando desmanes.

usa

LO QUE ESTA EN JUEGO EN VENEZUELA

La contradicción principal en Venezuela es entre la restauración neocolonial, impulsada por el imperialismo norteamericano, el poder  mediático internacional y la derecha venezolana,  por un lado, y la independencia y la soberanía nacional, por el otro, defendida por el Gobierno de Maduro.  El problema central no es entre dictadura y democracia, como lo presenta la derecha venezolana,  el poder mediático internacional y el poder imperial norteamericano, los que al unísono difunden que en Venezuela hay una dictadura.  

Lo que se está definiendo en Venezuela, en medio de la ofensiva violenta de la derecha, es la continuidad y profundización del proceso de cambios con independencia y soberanía nacional  que se ha venido produciendo en Venezuela y en Latinoamérica desde la ascensión de Hugo Chávez al poder. Proceso que se  extendió  y profundizó con la presencia de presidentes progresistas, revolucionarios y socialistas en varios países de Latinoamérica.   

En Venezuela  no se puede negar que se presentan grandes dificultades económicas, producto de la estructura económica basada en el rentismo petrolero, que ha sufrido un fuerte impacto negativo con la caída del precio del petróleo de 140 dólares a menos de 30 dólares el barril; producto también del sabotaje a la economía por parte de la derecha, de los grandes empresarios  venezolanos, que controlan el 70% de la comercialización de los productos; de la presión de la banca norteamericana, que ha intentado producir una incapacidad de pagos a los acreedores por parte del gobierno venezolano. Pero lo que no hay es una crisis humanitaria como las corporaciones mediáticas nos venden.

barril 

En medio de las dificultades  lo que se ha venido produciendo en Venezuela es la creciente y fuerte unidad entre el chavismo en el poder y el pueblo organizado, a lo que los  venezolanos han denominado  la “democracia protagónica”, que se sella con la unidad del gobierno, el pueblo organizado y las Fuerzas Armadas Venezolanas, que es la muralla con la que se estrella la violencia de la derecha. Son los sectores pobres de la población los que han ido teniendo una creciente participación organizada,  han ido ocupando mayores espacios de poder y han logrado crecientes beneficios desde el Estado, siendo algunos de estos: la construcción, desde Chávez y continuado con Maduro, de 1 millón 600 mil casas para los sectores pobres; la eliminación del analfabetismo, la educación gratuita a todos los niveles, con entrega de materiales para el mejor cumplimiento de sus actividades, especialmente en la educación primaria; la atención gratuita en salud y la creación de nuevas universidades, con el creciente aumento del número de estudiantes universitarios.    

LA DERECHA VENEZOLANA NO ES DEMOCRATICA

El poder mediático internacional  y la prensa concentrada de la derecha peruana, liderada por el grupo “El Comercio” de los Miro Quesada, socios de Odebrecht,  nos presentan a los dirigentes de la derecha venezolana como Enrique Capriles, Leopoldo López, Ramos Allup, Corina Machado y Julio Borges,  como los representantes y defensores de la democracia, pero los antecedentes y la práctica demuestran lo contrario, Capriles, López y Borges  y varios representantes de la MUD participaron en la aventura golpista que condujo al derrocamiento del Presidente Hugo Chávez en el año 2002, que duro dos días y terminó con el rescate de la cárcel y la reposición  de Chávez en la presidencia por acción del pueblo de Caracas y de sectores democráticos, progresistas y revolucionarios de la FFAA venezolana.  Personajes de la MUD con experiencias golpistas frustradas,  están vinculados al Partido Acción Democrática de Andrés Pérez, que ocasionó la muerte y desaparición de miles de venezolanos en el tristemente famoso “Caracazo” de 1989.

 

La derecha venezolana desde el momento  que Maduro ganó las elecciones se lanzó a una campaña  para deslegitimarlo y sacarlo del poder.  Primero, buscaron  desconocer el resultado electoral, Enrique Capriles, no aceptaba su derrota electoral hasta que se hiciera un recuento “voto por voto”, el mismo comportamiento del derrotado candidato de la derecha Lasso en el Ecuador,  y en medio de su frustración y desesperación lanzó su vulgar frase de “descarguen su arrechera”,  que fue un llamado a sus  partidarios a movilizarse para mostrar su descontento ante los resultados electorales.  Luego, Leopoldo López, vinculado al Presidente Uribe de Colombia, el opositor a los acuerdos de Paz en Colombia, se lanzó a una movilización violenta por la salida de Maduro, producto de la cual se produjo la muerte de 43 venezolanos, por lo que está preso.

La derecha Venezolana, que ganó en Diciembre del 2015 la mayoría en la Asamblea Nacional, convirtió ese recinto en un centro del golpismo.  El ex presidente de la Asamblea Ramos Allup planteaba que Maduro salía del poder, abrieron un juicio político y declararon que Maduro había hecho abandono del cargo, cuando viajó  fuera de Venezuela para ponerse de acuerdo con los Jefes de Estado de los países petroleros, para que se disminuyera la producción de petróleo, buscando mejorar su  precio, lo que se logró. Se pusieron en rebeldía al desacatar el mandato del Tribunal Supremo de Justicia,  que disponía una nueva elección para 03 asambleístas, que habían sido elegidos mediante la compra de votos en el Estado Amazonas. Dejaron pasar el revocatorio, por la falsificación de miles de firmas para pedirlo, hicieron firmar a fallecidos.  Se olvidaron de su labor parlamentaria de producir leyes para la estabilización económica y política, para promover el crecimiento y desarrollo y se dedicaron febrilmente a confrontar con el gobierno para propiciar la salida de Maduro. Y ahora varios de estos asambleístas encabezan y arengan a los participantes en las manifestaciones violentas, en estos personajes la democracia es una mascarada utilizada para producir el golpe de Estado.

EL PAPEL DE LA OEA DE ALMAGRO  Y  DEL PODER IMPERIAL  NORTEAMERICANO

La OEA de Almagro ha continuado con su función de ser el viejo Ministerio de las  Colonias de los EEUU, financiada en más del 50% por el gobierno norteamericano, ha sido uno de los instrumentos imperiales más importantes para producir intervenciones y golpes de Estado, y esta función la está volviendo a realizar contra Venezuela. Este organismo no dijo nada y no hizo nada ante los golpes de Estado a Zelaya en Honduras, a  Lugo en Paraguay  y a Wilma Roussef en Brasil.  Y calla frente a las muertes y violaciones constantes de los derechos humanos en México.  

 

Almagro priorizó su relación con la derecha venezolana antes que con los representantes del Gobierno Venezolano, este oscuro personaje violó  procedimientos de la organización con el fin de aplicar la Carta de Intención de la OEA contra Venezuela. Fue tan descarado Almagro  que permitió dar un golpe institucional al sacar de la Presidencia Pro Tempore del Consejo de Seguridad al representante de Bolivia y poner en su lugar al cipayo representante de Honduras.  La práctica de la OEA y de Almagro de apoyar al golpismo latinoamericano y a la derecha violentista y golpista venezolana recibió una respuesta justa del gobierno: la salida de Venezuela de esa organización.

oea

Los EEUU de Norteamérica, el  país más intervencionista y guerrista de toda la historia de la humanidad,  ha venido creando condiciones para intervenir en Venezuela,  financia el golpismo y el violentismo de la derecha venezolana, en el gobierno de Obama  se declaró a Venezuela como “amenaza inusual y extraordinaria”, abriendo las puertas a una posible intervención armada. El poder imperial norteamericano cuenta con más de 900 bases militares repartidas en el mundo, ha  intervenido militarmente y derrocado gobiernos progresistas y destruido países como Irak, Libia, Siria, ha venido buscando hacer retroceder los avances independentistas y soberanos logrados en estas últimas décadas por varios gobiernos progresistas en América Latina.  

El poder imperial norteamericano busca repetir en Venezuela el viejo libreto intervencionista, que se aplicó con Allende en Chile, cuyos contenidos fundamentales son: hacer “chirriar” la economía, generando desabastecimiento y escasez;  movilizar a la gente aprovechando el descontento generado por el desabastecimiento y la carencia de productos básicos, de medicinas y de papel higiénico; impulsar movilizaciones y acciones violentas; presentar a los gobernantes como dictadores, tiranos, desprestigiarlos mediante la prensa internacional, y luego intervenir militarmente. Esto lo han hecho hace pocos años en Irak, Libia y Siria.

LOS GOBIERNOS NEOLIBERALES Y CORRUPTOS DE LATINOAMERICA LIDERAN EL GOLPISMO

Algunos gobiernos neoliberales como los de México, Brasil, Argentina, Honduras y Paraguay son los que lideran el apoyo al golpismo de la derecha venezolana, queriendo aparecer como abanderados de la democracia, de la libertad y   la defensa de los derechos humanos, pero los hechos demuestran lo contrario. El gobierno de México de Peña Nieto,   no  tiene nada de democrático, ni de defensor de la libertad y los derechos humanos. El narcotráfico se ha infiltrado y mimetizado en instancias importantes del poder del Estado.  México es el país de las fosas comunes, de las cabezas cortadas, donde se matan a periodistas por investigar a la corrupción y al narcotráfico,  es el país de la impunidad. Se han matado a 43 estudiantes de la Normal de Ayozinapa y a pesar de las movilizaciones de los padres de familia, después de más de un año, no se ha podido determinar quiénes son los culpables.  

cartel

El gobierno de Brasil de Temer, tampoco tiene nada que mostrar como defensor de la democracia, la libertad y los derechos humanos. Nació  de un golpe de Estado ilegitimo e ilegal  contra la Presidenta Vilma Roussef,  promovido por la derecha brasileña, el poder mediático y los senadores y diputados acusados de corrupción, mantenidos en sus cargos por un Poder Judicial lento y blando al servicio de los grupos de poder. Este gobierno aplica políticas neoliberales que afectan fuertemente al pueblo y a los trabajadores, a los que reprime y no les consulta nada.

 

El gobierno neoliberal de Argentina  tiene a su  Presidente Mauricio Macri vinculado con  la evasión de impuestos en el caso de sus empresas “Offshore” de los Panamá Papers, con el haber utilizado al ejecutivo para beneficiar a las empresas de su familia; con el haber mediado para que se ponga en libertad a torturadores y criminales de la dictadura de Videla que están presos;  y, se le vincula con el dinero oscuro de Odebrecht, por haber recibido dinero para financiar su campaña electoral.  En Argentina con el pretexto del “sinceramiento de la economía” el pueblo sufre los impactos de las políticas neoliberales, que están conduciendo al incremento de los despidos, del desempleo, al cierre de pequeñas empresas, a los tarifasos que producen un incremento brutal del precio de las tarifas que benefician a las empresas y empobrecen al pueblo.

Otros gobiernos que apoyan el golpismo son el de Honduras, ligado a los golpistas que terminaron con el gobierno del Presidente Zelaya; y el de Paraguay, del golpismo a Lugo, que cuenta con la  presencia de políticos vinculados con el dictador Stroessner y con un Presidente, Horacio Cartes, con fuertes antecedentes de corrupción. Y aquí se cuela el gobierno del lobista Kuzcinsky,   que considera que “Para EE.UU. América Latina es como un perro simpático que no genera problemas”.


pkpk

¿QUÉ HACER EN EL PERU?

Es necesario oponerse al golpe de Estado en curso que promueve la derecha Venezolana, el poder mediático internacional y nacional, y el imperialismo norteamericano. Demandar que el diálogo sea el mecanismo de tratamiento de los problemas en Venezuela, rechazando el intervencionismo militar de cualquier país.   

Es necesario defender a la revolución bolivariana, reconociendo algunos de los errores y limitaciones, como el no haber podido romper con el rentismo  petrolero, que ahora Maduro está buscando superar. La defensa de la revolución bolivariana de Venezuela implica la defensa del proceso unitario e integrador que impulsaron Chávez, Cristina Fernández, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega y otros latinoamericanos ilustres, que condujo a la formación de la UNASUR, a la CELAC como foros alternativos a la OEA.

Las fuerzas de izquierda, el progresismo en el Perú debe dejar de lado la timidez y el arrinconamiento a que los  ha llevado el mayor Partido Político de la derecha: los medios de comunicación.  En las entrevistas los periodistas parten afirmando de que en Venezuela hay una dictadura y los entrevistados, dirigentes políticos progresistas, de la izquierda, con honrosas excepciones, aceptan este calificativo o esquivan el deslinde.

Se hace necesario impulsar el debate sobre la situación de Venezuela y se precisen líneas de apoyo democrático a la revolución bolivariana y a su Presidente  Nicolás Maduro, democráticamente elegido.

RAUL MORE PALACIOS                                           

bolivarianos_1.jpg

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s